Seleccionar página

prueba

Introducción

Os aconsejo dar un repaso a los cómics clásicos, esos guionistas, muchos de ellos dibujantes, derrochaban una imaginación increíble.

Os reto a pensar en algo original y en el 99% de los casos ya se ha escrito algo, si no igual, parecido.

Busquemos ese 1% que llevamos dentro y que nos distinga de los demás. 

Como he dicho, la base imprescindible de toda historia, es el guion.

Si os esforzáis y trabajáis mucho podéis convertiros en unos artistas con un talento y unas habilidades únicas.

Tanto si dibujáis vuestro propio cómic, (que es la pretensión de esta formación) como si solo hacéis el guion, tiene que haber una colaboración perfecta entre guionista y dibujante.

No se puede improvisar, todo tiene que estar perfectamente hilado ya que la falta de coherencia perjudica la comprensión del lector.

Si tienes un dibujo impresionante pero el lector no entiende la historia, rechazará tu trabajo.

Cuando la realización de un cómic está hecha por una sola persona, guion y dibujos, se denomina «Cómic de autor». 

Este autor completo de cómic plantea su historia desde dos puntos, 

  1. El narrativo: Colocando de forma coherente todos los elementos de la narración
  2. El estético: Plasmando su propio estilo de dibujo, quedando la realización final plasmada sobre el papel.

Busca ese 1%.

Voy a rescatar las palabras que escribió hace varios años Jordi Bernet, el dibujante de » TORPEDO 36″ que están recogidas en una de sus obras más desconocidas, «

ANDRAX» una joya del cómic de 1988 de «TOUTAIN EDITOR«.

 

Torpedo 1936 es uno de los mejores cómics de los últimos 40 años. Enrique Sánchez Abulí lo escribió y Jordi Bernet lo dibujó. Crearon un personaje, un carácter, un estilo muy identificable en historias perfectamente construidas. Un cómic español que conquistó el mundo.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
//* Estilos para menú plegable móvil Divi */